Iron Maiden – Wanda Metropolitano – Luces y sombras de un concierto histórico

Por fin nos hemos recuperado del concierto, hemos asimilado la vivencia, se nos ha pasado algún cabreo que teníamos por ahí presente, y estamos en disposición de relatar lo que nos pareció el concierto del pasado Sábado día 14 de Julio en el Wanda Metropolitano de la capital, donde se dieron cita Iron Maiden con los teloneros de lujo Sabaton + Gojira.

No pretendo hacer un canción a canción, ni nada parecido, sólo pretendo contar un poco la impresión que me dejó el concierto de un modo global, y un poco cómo vivimos el viaje que nos condujo a Madrid, en busca de Heavy Metal, en su esencia más auténtica.

Para la contienda, nos desplazamos todos los componentes de ElCabodelRock hacia Madrid con la ilusión de ver de nuevo a la mejor de banda de Heavy metal que jamás haya existido.

El mismo Sábado por la mañana, Jose, Jose Carlos y un servidor, nos pusimos en marcha sobre las 9 de la mañana, al cabo de una hora, paramos a desayunar las tostadas más grandes de la zona Almería - Granada. Una vez habíamos satisfecho los requerimientos de nuestro estómagos, nos pusimos de nuevo en marcha hacia la capital, ya sin la intención volver a parar, como no fuese para un desalojo rápido en forma  líquida.

Carlos no te las comas todas que después te pones malito

Cuando quedaban unos 150 km para llegar, decidimos parar a comer, y eso que nos quitábamos de encima. Para ello, elegimos un lugar por la mancha, en concreto 'Puerto Lápice', donde dimos cuenta de unas migas y pisto manchego, con una puntuación de 7 - ojo que llevamos al mejor crítico gastronómico de Almería y alrededores, mi hermando Jose Carlos.

Por fin llegamos a Madrid!!!! Pero qué lejos está Almería de todo. Nos costó algo encontrar el céntrico hotel reservado por mi hermano, el cuál se encontraba en la calle Bravo Murillo, muy cerca de las torres Bankia.

Después de un rápido Check In atendido por una muchacha muy simpática, y no lo digo porque fuera fan de Iron Maiden, jeje. Subimos a la habitación para dejar las cosas y asearnos un poco, y nos dirigimos Taxi mediante con maniobra maestra incluida, al concierto.

Llegamos sobre las 16:30, y ya al bajar del taxi, nos dimos cuenta en seguida, de la majestuosidad del nuevo estadio del Atlético de Madrid, un campo comandado por una gigante bandera con el escudo del club, que realmente impresiona cuando pasas  por debajo.

Los dos Joses llegando al estadio, por fin empezaba todo

El ambiente era realmente Heavy, con cientos de fans ataviados con su camiseta de Maiden, aunque también pudimos ver alguno con camiseta de Sabaton o Gojira, pero muy dispersos, hoy era el día de la doncella de hierro, con permiso de dos grandes bandas, que la verdad, hicieron lo que pudieron, luchando contra una serie de factores ajenos a ellos, pero que les perjudicaron sin duda alguna.

Una vez oteado el horizonte, nos dispusimos a calmar el ligero calor, con un poco de ese refrigerio líquido, llamado cerveza, para darnos cuenta de que los precios iban a estar algo demasiado subidos. 7 € nos metieron en uno de los puestos de Fast food sobre ruedas, que están tan de moda.

Así íbamos situándonos cerca de la puerta de  entrada al estadio, ya con muchas ganas de comenzar a disfrutar del concierto, no sin antes estar algo pendientes del teléfono, por dos entradas que le habían quedado colgadas a un amigo de Almería, que finalmente quedaron en mi bolsillo. Al no llenarse el graderío, fueron muy difíciles de que le pudieran encajar a alguien.

Fox Mulder a la vista!!! nuestro querido compañero de ElCabodelRock, allí estaba con su inseparable amigo Luis, y otros amigos venidos de Almería, que tras mantener unas palabras con ellos, se dirigieron a su cola , mientras nosotros fuimos pillando posiciones en la nuestra.

Momentos previos al concierto de Iron Maiden

Había un rum rum generalizado, de que las puertas no se abrirían a tiempo, había mucha gente fuera y poca o casi ninguna dentro, cuando de repente empezamos a ver a la gente con entrada de pista, entrando al estadio, mientras que las demás puertas permanecían cerradas a cal a canto. La verdad es que pensamos que abrirían en breve, "venga que todavía estamos a tiempo". La entrada tenía un precio alto, provocada por los teloneros de lujo que llevaban, razón por la cual mucha gente se había animado a asistir al concierto, Gojira en menor medida, pero Sabaton se ha convertido en una banda de masas, que tiene incluso un festival propio.

Pasaban y pasaban las decenas de minutos, y nosotros allí, inmóviles, la gente empezaba a ponerse muy nerviosa, incluso una chica empezó a llorar cuando vió que Sabaton comenzaba su actuación , mientras nosotros, tras unos 40 minutos de retraso en la apertura de puertas, no podíamos acceder al estadio a tiempo. 

Una vergüenza que pasase esto, una actuación del personal sin sentido, por qué motivo no abrían, ¿es que se les había perdido la llave?

Vergonzoso también el registro que nos hicieron al entrar, que fue NINGUNO, podíamos haber llevado un cinturón de explosivos atado, que no se hubiera enterado nadie, supongo que fue por haber tardado tanto en abrir. Cuando nos registran en exceso nos quejamos, pero esto ya es el extremo opuesto, y los extremos nunca fueron buenos.

Por fin entramos al estadio con sensaciones bien divididas, por un lado una enorme ilusión y por otro una gran indignación, y una cara de tontos que tardó un buen rato en desaparecer de nuestros rostros.

Después de subir unas escaleras casi como las de rocky, accedimos a nuestra ubicación, cuando nos dimos cuenta de varias cosas: la primera era, de la inmensidad del nuevo campo del Atlético de Madrid. Los grupos los veríamos algo lejanos.

Y la segunda es, que el sonido de Sabaton, por cierto ya en la tercera canción de su repertorio, se iba y venía, gracias a que el volumen no era demasiado alto y a la existencia de algo de viento. Una verdadera pena no haber podido disfrutar de la descarga de los suecos como nos habría gustado. Pero tampoco exageremos, con canciones como la adictiva y genial 'Primo Victoria', la épica y colosal 'The Last Stand' no paramos de saltar y disfrutar todo lo que pudimos, de un concierto que tal vez pasó casi desapercibido por gran parte del público. Una pena, dada la calidad que atesora este grupo.

'Shiroyama' nos hizo bailar y cantar de lo lindo, para rematarnos y dejarnos con ganas de mucho más, con la guerrillera y por qué no decirlo, maidenesca 'To Hell and Back'.

En resumen, un muy digno concierto que hizo que el cabreo e indignación, se nos pasara algo, y nos preparara para la descarga de los Death metaleros Gojira.

Del concierto de Gojira, me gustaría extenderme más, pero no soy un gran conocedor de su discografía, aunque admito haber escuchado su último álbum de forma íntegra, me quedan muchos discos por descubrir.

Tenía muchas expectativas depositadas en la descarga de Gojira, pero reconozco que la palabra que más define lo escuchado esa noche fue: indiferencia, no porque no fueran un grupo con una calidad superior, que los son, sino por el nefasto sonido del que gozaron, mezclado con la indiferencia de la mayor parte del público, el cual, en su gran mayoría, no habían escuchado a esta banda, y estaban deseando que terminaran su actuación.

Nosotros, por nuestra parte sólo disfrutamos algo con los dos temas que tocaron de su último disco 'Silvera' y  'Stranded'. Gojira fue una apuesta arriesgada, pero que finalmente no gozó de la atención que requería una banda así. Son un grupo de sonido que nada o casi nada tiene que ver con el sonido mucho más melódico, que procesa la banda que encabezaba el cartel, y eso se notó en exceso.

Ni Mosh pit ni nada parecido, gente impasible mirando el reloj y contado los temas que habían tocado para saber cuando les tocaría largarse del escenario, una pena que un grupo así, de esa calidad sea ignorado de esa forma. La culpa no fue  suya, ellos sudaron la gota, e intentaron agradar lo más posible, pero era chocar contra un muro de hormigón, la gente disfrutó más con los temas que ponían por megafonía, que con ellos.

Al lado nuestra, teníamos a un hombre algo pasado de copas, que decía: "Qué malos son, pero qué malos son...." nosotros educadamente pasábamos de él, pero era para decirle: "Tú sí que eres malo, vete a dormirla hombre..."

Esta era nuestra ubiación para ver el concierto

El pobre de Jose, quien se encargó de sacar las entradas, estaba muy disgustado, por haberse perdido parte de Sabaton, y por sentirse algo responsable de la ubicación que nos había tocado, pero mi hermano y yo le dijimos que no se preocupase, que él no había tenido ninguna culpa, sino todo lo contrario, pues fue él, el instigador para que finalmente nos animásemos a acudir al concierto.

MUCHAS GRACIAS JOSE.

Bueno, por fin después de unos minutos de preparación, saltaron Iron Maiden al escenario con la genial y directa 'Aces High', con un público entregado desde el minuto uno, con un Bruce Dickinson demostrando que está en plena forma, tanto vocal como físicamente, el espectáculo no había hecho más que comenzar, y mi hermano ya había enseñado su brazo con el vello erizado.

Pronto llega una de las canciones más emblemáticas de la doncella, '2 minutes to midnight' fue recibida a  lo grande por la audiencia e hizo que nos desgañitáramos cantando el histórico estribillo.

El primer momento épico de la noche no se hace esperar, y  'The Clasman' sirve para comprobar el alto nivel instrumental de la banda. Yo por mi parte, reconozco que hubiera preferido otro tema, aunque es una gran canción, se me hace algo pesada, una versión acortada para darle cabida a otras canciones, creo que hubiera sido una mejor elección.

'The Trooper'  desató la locura del personal, dejando claro que Bruce está a un nivel vocal increíble, y que esta canción es siempre, una de las más esperadas por su público.

Tras otros dos temazos, nos llega la única incursión, en uno de sus mejores discos, el que supuso el regreso de Dickinson a la banda, el magnífico 'Brave New World'. Me refiero al ya clásico 'The Wicker Man', una canción con un estribillo tan repetitivo como coreable. Una sorpresa que este tema es el que se haya quedado como fijo en sus shows, teniendo en cuenta que el disco posee canciones como 'Ghost of Navigator', por poner sólo un ejemplo.

Aspecto del escenario con Maiden actuando.

'Sign of the Cross' fue también muy bien recibida por la gente, pero no hacía mucho que habían tocado 'The Clashman', dos canciones muy parecidas en su estructura, pero es entendible, en primer lugar, porque es un clásico de la banda, y en segundo lugar, porque se le sirve a Bruce para tomarse un descansillo. Nosotros por nuestra parte nos dejamos el alma en el estribillo.

Esto seguía sin descanso, eran muchas las sensaciones que se entremezclaban, sabíamos que esto era algo histórico, que lo íbamos a recordar todo, el resto de nuestras vidas. Tras un sobre valorado por la banda, 'The Fight of Icarus',  - es el tema más simple de la banda,  por lo menos de las que suelen tocar -, llegó el esperadísimo 'Fear of The Dark', con su genial y misteriosa intro y con la explosión de ese riff, que te hace saltar bien arriba. Es uno de los mejores temas del Heavy Metal, no en su composición, no es 'Imagine', pero sí en el sentimiento que despierta en la gente.

Hasta el final, no quedaría ningún resquicio para la relajación, estábamos subidos en el caballo ganador del repertorio más clásico de la banda, y ya era cuestión de dejarnos llevar.

De esta guisa acabamos el concierto

Por cierto, el hombre que antes se quejaba de Gojira estaba todo poseído y no paraba de levantar al brazo y chapurrear todas y cada una de las canciones que iban tocando. ¿esto sí te gusta a que sí? pues respeta a los demás grupos, si no te gusta, con no mirarlos ya está.

El único tema que rescataron de su genial álbum debut, fue el colosal homónimo 'Iron Maiden', una canción que me hacía volar a recordar la cinta original que me dejó Pepe 'El largo', allá por 1988, qué buenos recuerdos de aquella época. La gente lo disfrutó mucho, coreándolo hasta dejarse la vida en ello.

Quedaba bien poco para el final, y para ello nos regalaron otra de sus mejores canciones, perteneciente al mítico 'Seventh Son of a Seventh Son', es ni más ni menos que, la cabalgante 'The Evil That Men Do'.

Nosotros por nuestra parte, ya nos movimos hacia el pasillo donde podíamos saltar, quitarnos la camiseta y disfrutar a tope de este tramo final de este concierto, que ya era parte muy importante de nuestro devenir metalero.

Con 'Halloweed Be Thy Name' pasó algo parecido a lo anterior con 'Fear of the Dark', locura colectiva, abrazos hasta con gente "desconocida" y despiporre total.  Uno de los mejores temas de la doncella, sin lugar a dudas.

Y llegamos al final, que pena más grande, pero nos quedamos con un buenísimo sabor de boca, y desde luego con 'Run to the Hills', qué estribillo, madre de Dios, cuando compusieron este tema, debían estar de fiesta, eso seguro. Es un tema glorioso del Heavy Metal que toda persona que se inicie en este mundo debería oír, por los menos e decenas de veces.

Bueno, hasta aquí todo lo que fue el concierto de Iron Maiden + Gojira + Sabaton, el cual nos dejo un recuerdo inolvidable, no sin antes deciros que cuando salimos del estadio, todo era un caos, la gente se agolpaba sobre los autobuses petados hasta los topes, los taxis iban repletos y nosotros no sabíamos hacia donde dirigirnos, por lo que preguntamos a una policia, la cual nos indico que fuéramos hacia una direccion, que sin duda tomamos, para toparnos con una serie de bares de ambiente futbolero.

En uno de estos bares nos tomamos unos merecidos bocatas de calamares por 6 € / unidad, los cuales nos supieron a gloria divina.

Esos bocatas de calamares!!!!

 Finalmente conseguimos parar un taxi para regresar al hotel, al cual llegamos sobre las 2 de la madrugada, hora a la que decidimos retirarnos a nuestra habitación doble/triple - según la mires - para un descanso muy necesario.

Al día siguiente, nos levantamos todavía saboreando el conciertazo al que habíamos asistido el día anterior.

No tardamos mucho en ponernos en camino, y después de perdernos un poco por las circunvalaciones de Madrid, tomamos camino de regreso a Almeria, con la ventaja de llevar a bordo, el rey de las críticas culinarias, mi hermano Jose Carlos, quien nos recomendó que parásemos en un restaurante de Despeñaperros, en concreto uno de la vía de servicio dentro del pueblo Navas de Tolosa.

Ración de paté de Javalí: 9 €

Qué exitazo, qué paté de javalí, qué flamenquín XXL y qué brocheta de solomillo a la mostaza. Lo que nos faltaba para poner la guinda a un viaje maravilloso de tres amigos unidos por la vida y enganchados por el metal.

Espero que nos os haya aburrido con tanto detalle ajeno al concierto, pero estas historias se quedan incompletas si no le añades algo de vida, hasta muy pronto.

Por cierto, lo vídeos que grabamos no los inserto porque no tiene la calidad suficiente, Internet está ya plagado de otros incluso con momentos álgidos de la nocha.

5 Comentarios

  1. ❗Ambientazo total❗El relato muestra a la perfección lo que es disfrutar de un conciertazo en compañía de amigos y seguidores, incluyendo todo lo que rodea al PRE Y POST EVENTO…
    Nota: Considerando la situación actual, los accesos y seguridad ante un acto de estas dimensiones, como ya comentais, deberían extremarse por el bien de todos.

  2. ¡Gran artículo! Se transmite todo lo que es un concierto, que son muchas más cosas además de la música, por supuesto. Para mí el momento cumbre de la noche fue cuando Dickinson preguntó si había escoceses en la grada, para mí The Clansman es un temazo como la copa de un pino, no lo sustuiría por dos, igual que no sustituiría Rime of the Ancient Mariner por 3 si la hubieran elegido en su setlist. El setlist fue el que fue, y me pareció tan bueno como cualquier otro que hubieran elegido. Como siempre digo, de los 52.000 que andábamos por allí, no habría dos que propusieran el mismo setlist. De mi listado de 15 temas favoritos de Maiden tocaron solo 7, y después del concierto ya me estoy replanteando cambiar mi listado 🙂

  3. Bueno,vuelvo a comentar mas cosas del concierto, como punto negativo esta claro que la tardanza para abrir las puertas y el poco registro al que fuimos sometidos en comparación por ejemplo con el registro a fondo en Helloween en Diciembre.
    En cuanto al tema musical,pues mira,es facil hablar después del concierto,pero por ejemplo,unos Obus de entrada,unos Sabaton despues habria caldeado mucho mas el ambiente,o Mago de Oz por ejemplo,no discuto que Gojira sera un grupazo,me consta que lo es, pero fue soporífero,yo y mucha gente deseando que terminaran,cito textualmente las palabras de nuestro amigo borrachin:PA CAGARSE,asi los definió,en fin,lo dicho,no pegaban ni con cola…
    Tema Iron Maiden,Bruce fenomenal,va a cumplir 60 tacos y esta muy bien, en cuanto al repertorio siempre es criticable porque atesoran muchos temazos pero habria quitado uno de los largos,The Clansman o Sign of the Cross y hubiese metido alguna del Somewhere in Time, por ejemplo Wasted Years que creo que deberia ser fija por la calidad del tema y alguna mas del Seventh Son, Can I play with madness me viene a la mente, también se hizo para el descanso vocal de Dickinson al ser temas largos y bastante instrumentales…aparte de otra también larga,en fin lo dicho SOBRO ALGUN TEMA LARGO
    El ambiente fue descomunal,no quiero imaginar como lo habriamos vivido en la pista
    ESTOY HAY QUE REPETIRLO,EL PROXIMO JOSE??
    PUES SE ME VIENE A LA MENTE QUE UNOS TALES AVANTASIA TOCAN EN ABRIL EN MADRID…

  4. Experiencias como estas hacen que ames esta ‘musiquilla’ por encima de todas las cosas, y más cuando lo haces en compañía de grandes amigos.
    No se podría haber hecho mejor resumen de este fantastico ‘metal trip’. Genial!
    Ahora ya sólo pienso, ¿cuando será el próximo? 😁

  5. Gran viaje nos pegamos a Madrid,me acordaré siempre,enorme concierto y el Wanda impresionante, me alegro que is gustaran las recomendaciones culinarias

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*