Powerwolf – The Sacrament of Sin (2018)

Nos ponemos en situación

– Padre, he de confesar que no he empezado a seguir a Powerwolf hasta sus últimos discos.

– Craso error, maldito pecador.

Hermanos Greywolf en plena acción

Es la pura verdad, compañeros ‘metalheads’. Siempre los he relacionado con un Power Metal excesivamente comercial y carente de alma, que no aportaba nada más allá de una simple y original imagen comercial. Demasiado artificial y sencillo para mis, en aquellos tiempos, refinados gustos. Pero el hecho de que con ‘The Sacrament of Sin‘ nos encontremos ‘tan solo’ ante su séptima grabación de estudio, ha hecho que rápidamente me pudiera ir poniendo al día en la música del grupo de los hermanos Charles y Matthew Greywolf.

Preachers of the Night‘ supuso el pistoletazo de salida para comenzar a hacerles un marcaje más exhaustivo a estos sacrílegos licántropos. Brutal disco que me hizo cambiar el chip por completo. Religión y hombre lobo: no hay nada más opuesto y próximo al mismo tiempo. La banda sabe jugar con esta ambivalencia en sus temas y eso se nota. Han sabido crear una música fresca y original con un estilo propio claramente marcado. Devorado este disco hasta la saciedad, me lancé directo a su anterior trabajo: ‘Blood of the Saints‘, y me di cuenta de que era aun mejor, por no decir el mejor de su discografía hasta la fecha. En estas llegó ‘Blessed & Possessed‘ para reafirmar sin ninguna duda mi predilección por este grupo, y para auto convencerme a mi mismo de que el Power Metal aun nos puede dar muchas alegrías.

¿’The Sacrament of Sin‘ hará que mi idilio con Powerwolf continue?. Vamos a analizarlo y salgamos de dudas.

Entre lo conocido y la novedad

Si tuviera que pensar como debe comenzar cada nuevo disco de Powerwolf lo tengo muy claro, con un tema al estilo de ‘Fire & Forgive‘. Rápida, épica y pegadiza. Sin más. Attila Dorn sigue manteniendo su habitual estilo con un alto componente operístico e interpretatiovo, no en vano sus estudios de ópera clásica en su Rumanía natal le avalan. Y los hermanos Greywolf siguen marcándose unos riffs y solos de vértigo marca de la casa. Nada nuevo bajo el sol en este brutal comienzo.

Con ‘Demons Are a Girls’s Best Friend‘ comenzamos a ver las primeras novedades. Tampoco os vayáis a creer que cambiamos de estilo por completo. No, no es así. Simplemente pasamos de un Power Metal con tintes épicos y sinfónicos, a otro igual, pero un poco más edulcorado y ‘simple’ con la intención de gustar e impactar de primeras. Que sea más simple no quiere decir que vaya a ser peor. Nada parecido, ya que sólo se trata de una reducción de la complejidad para hacerlo aun más directo y digerible en la primera escucha. Fácil, directo y más pegadizo que una mosca en el desierto. Directo al setlist de sus conciertos.


 


Siguen dos temas con un estilo más clásico en la banda. Pero claro, en esta ocasión, y de una forma más acentuada, tengo la sensación (ya la tuve en anteriores trabajos) de que esta forma y estructura de las canciones tiende a repetir lo que otros grupos ya hacen en la escena metalera hoy en día, destacando Sabaton como mejor exponente de ello. Obviamente todas estas bandas tienen unos orígenes e influencias parecidos, por lo que la formula del éxito entiendo que también a de ser compartida. Hecha esta aclaración, he de decir que ‘Killer of the Cross‘ es una gran canción. Rítmica a más no poder y donde Matthew Greywolf se marca uno de los mejores solos del disco. Es de los más cortes más profundos orquestalmente hablando que le he escuchado, y esto, en pequeña medida, también supone una novedad. En ‘Incense & Iron‘ percibimos nuevas pinceladas que aportan un soplo de aire fresco dentro del grupo. Toques celtas, sonidos de gaitas…pero nuevamente la estructura se repite y nos suena a más de lo mismo. Y como decíamos antes, no solo a lo que Powerwolf nos acostumbra.

Con ‘Where the Wild Wolves Have Gone‘ nos llega una de las grandes, si no la que más, novedades del disco. Se trata de una balada. Y efectivamente, hemos tenido que esperar a su séptimo trabajo de estudio para poder disfrutarla. Dulce y delicada melodía que se acompaña de una magistral interpretación de Attila. No es una obligación que los grupos de Power Metal incluyan baladas en sus disco, pero ya que se hace, y sobre todo si se ha tardado tanto tiempo, por lo menos que el resultado sea bueno. En este caso es así. Nada que objetar y mucho que disfrutar.

Más directos, más Powerwolf

Stoosgabet‘, por así decirlo, supone el inicio de una segunda parte virtual del disco. Momento en el cual las novedades quedarán a un lado y aparecerán los Powerwolf más clásicos con una calidad, originalidad y frescura al nivel de sus mejores trabajos. Este tema es un claro ejemplo de ello. Medio tiempo con la habitual y medida carga de fuerza que la banda es capaz de imprimirle. Original la mezcla de pasajes en latín y alemán, cargados de lírica y épica. Gran liturgia del metal.

El gran Attila Dorn evangelizando a los infieles

Nightside of Siberia‘ es una mezcla de todo lo escuchado hasta ahora. Orquestación inicial que crea un ambiente de expectación creciente. Pegadizos y desgarradores riffs de los hermanos Greywolf. Melodías étnicas con clara influencia oriental y tártara en este caso. Magnifica interpretación vocal de Attila Dorn…En definitiva se trata de hacer más evidente aún lo que el grupo pretende con este disco: dar unos pequeños pasos evolutivos pero sin olvidar ni un ápice de las pautas que le han granjeado su éxito actual.

Llegamos a una dupla de temas que suponen mi parte preferida del disco. La homónima ‘The Sacrament of Sin‘ es una oda al Power Metal más clásico, pero sin tener para nada la sensación de estar escuchando más de lo mismo. Es fresca, es impactante y sabe a los mejores Powerwolf de siempre. Melodía que se graba a fuego en la memoria y ritmo de guitarras desgarrador. Doble bombo atronador y sin pausa. Brutal. ‘Venom of Venus‘ es más pausada, épica y coral. Nada en ella tiene desperdicio. Desde la fantástica entradilla en latín hasta el salvaje grito final.

Nigthtime Rebel‘ es un guiño al Heavy Metal clásico que se alterna con pasajes más actualizados. De teclado omnipresente y riffs de guitarra bastante meritorios, posee además la mejor parte solista de todo el disco y una de las mejores interpretaciones vocales. A pesar de ser la más normalita del disco cubre el expediente con solvencia.

En ‘Fist by Fist – Sacralize or Strike‘ el doble bombo se vuelve a disparar. Eso quiere decir que el Power Metal vuelve a brillar y de qué manera. No es el cierre habitual en los discos de Powerwolf, pero para qué quejarse si nos están dando algo con este nivel de calidad. Rápida y enérgica, nos mete en la que probablemente sea la mejor atmósfera de todo el disco. Un gran final.

Y no viene solo, oiga

Este ‘The Sacrament of Sin‘ cuenta con una edición Deluxe para enmarcar. A parte del disco de estudio principal, incluye una grabación de covers titulada ‘Communio Lupatum‘. Pero al contrario de lo que sucedía en ‘Blessed & Possessed‘ donde la banda versionaba distintos éxitos del Metal y el Rock, ahora son bandas amigas las que se encargan de reinterpretar varios de los mayores éxitos de los propios Powerwolf. Tenemos que reconocer que algunos de los casos nos han sorprendido, y no solo por la banda de que se trata, si no por la fantástica factura del cover, que incluso llega a superar en alguna que otra ocasión al original(esto lo digo con la boca pequeña).

1. Sacred & Wild  – Epica
2. We Drink Your Blood – Saltatio Mortis
3. Kiss of the Cobra King – Caliban
4. Resurrection By Erection – Battle Beast
5. Night of the Werewolves – Heaven Shall Burn
6. The Evil Made Me Do It – Kadavar
7. Let There Be Night – Kissin’ Dynamite
8. Amen & Attack – Mille Petrozza y Marc Gortz
9. Army of the Night – Amaranthe
10. When the Saints Are Going Wild – Eluveitie

Battle Beast, Kadavar, Amaranthe o Heaven Shall Burn destacan dentro de este magnífico tributo, pero por encima de todas destacamos la magistral versión de Epica con ‘Sacred & Wild‘ (suena a Epica 100%), la thrashera Amen & Attack‘ de Mille Petrozza y Marc Gortz y la superlativa versión de ‘When the Saints Are Going Wild‘ por parte de Eluveitie (con traducción al gaélico incluida).

Conclusión

Querer evolucionar y que te salga bien no es tarea fácil. Esto es lo que ha conseguido Powerwolf en este nuevo trabajo, pero para ser justos con aquellos grupos que arriesgan más, también hay que decir que el riego y la dificultad planteados en esta evolución era más bien bajo. Aun así, hay que agradecer que estos grupos que ya se encuentran instalados por méritos propios en una posición privilegiada dentro del escalafón del Power Metal, quieran ofrecer nuevas variantes de su música y no anclarse ni acomodarse. Es difícil salir de tu zona de confort, de hecho Powerwolf ni lo hacen ni lo intentan, pero el mero hecho de hacer cosas medianamente distintas e incluir novedades nunca vistas en ninguno de tus trabajos, ya es un paso importante.

The Sacrament of Sin‘ es un muy buen disco que sigue la estela y no desmerece para nada lo visto en sus tres exitosos trabajos anteriores. En este disco han profundizado en la orquestación de sus canciones, dotándoles de una mayor complejidad. Se han incluido nuevos instrumentos y melodías más extrañas o atípicas en la banda, como gaitas o ritmo euroasiáticos, y por último y como gran novedad, hemos podido disfrutar de la primera balada de la banda. Todo esto, unido a lo que ya de por sí sabemos que nos va a ofrecer esa banda, hacen de este disco un imprescindible para este año 2018.

¡Los esperamos con impaciencia en el Leyendas del Rock de este año!

 

 

3 Comentarios

  1. ❗Repaso descomunal del disco 💿 ❗
    Me parto con el comienzo😋…según lo que refieres, muchos estamos sujetos al pecado,pero por suerte, con los artículos de esta web sobre el GRUPAZO, vamos expiando nuestro «desconocimiento» y purificamos el ánimo y el saber.
    Personalmente diré que no me canso de escuchar 👂 ESTOS TEMAS (como Sanctus Dominus).
    SE AGRADECE MAZO EL DESTRIPADOR ARTÍCULO SOBRE SU ÁLBUM. 👍😎 ‘In The name of God, sigue así ❗CRACK❗

  2. ¡Qué artículo más bueno! Porque ya tengo el abono del Leyendas, si no, me lo compraba ahora mismo solo por verlos en directo. Ni que decir tiene que como pinta la cosa tendremos que hacer un esfuerzo por arrimarnos todo lo posible a las primeras filas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*