Stratovarius | ‘Destiny’ | Desmienten lo del buen Perfume viene en Frasco Pequeño

Más allá de las discrepancias que suelen surgir cuando algunos fans de Stratovarius colocan o no, al disco 'Destiny' en la terna de las obras maestras de la banda junto a los excelsos 'Episode' y 'Visions', podemos refrendar que 'Destiny' es una obra con personalidad propia, y que mantiene ese altísimo nivel de inspiración que se gastaban los Timos a finales de los años 90's. Aunque llegar al nivel de sus dos obras maestras, es tarea casi imposible para Stratovarius y para cualquier otra banda del estilo.

'Destiny' es un disco que data del año 1.998 el cual contenía un crisol de canciones y sonidos muy amplio, en el que las baladas se abrían paso entre los temas más rápidos al más puro estilo Hellowiniano y pasados por el inconfundible filtro neoclásico de la genial banda finesa.

En esos años, Stratovarius se situaron con toda justicia como la banda más grande del Power Metal de corte europeo junto a Blind Guardian y Gamma Ray, gracias a la calidad impresionante de sus creaciones y a un directo demoledor que quedó bien plasmado en su mítico directo 'Visions of Europe'.

El disco lo abría su tema homónimo, una creación de más de 10 efímeros minutos que recrean varias de la atmósferas a las que el bueno de Tolkki solía acostumbrarnos.

El inicio ya te deja frío como el hielo, unas voces pueriles de lo más estremecedoras nos introducen en un tema que termina por arrancar con un aspecto de Power Metal clásico, donde Timo Koltipelto se emplea a fondo para dibujar unas líneas vocales que ya son parte del mejor Power Metal de los últimos 25 años. 

La construcción de la estrofa, el magistral puente y el remate final del estribillo, dejan patente que estamos ante uno de los grandes del Metal. Sobre el minuto 5 llegan los siempre esperados solos de teclado y guitarra a veces doblados y otras sincronizados, todo un espectáculo que demuestra la gran influencia de la música clásica sobre la banda finesa. 

De repente y de forma inesperada, la canción se detiene para que Koltipelto nos arranque de un plumazo nuestra alma. Casi a capela y a bajas revoluciones, nos regala un momento antológico del Power Metal moderno, un fraseo repleto de esa aura de misticismo y melancolía que inunda los trabajos de Stratovarius. Sublime!!

Para el final y ya con aspecto de medio tiempo, Mr. Timo Tolkki nos tenía reservado otro momento mágico gracias a un solo de guitarra cargado de sentimiento, que culmina uno de los mejores momentos que un fan de la buena música puede vivir.

No sabemos lo que nos deparará el destino, pero mientras tanto, demos gracias por tener en nuestras manos estas obras de arte del Heavy Rock.

Gracias Strato!!!

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*