Angra | ‘Carolina IV’ (1.996) | Obra Maestra del Power Prog Sinfónico

Creo que algunos llegamos algo tarde pero a tiempo para descubrir a una de las bandas más grandes y talentosas del Heavy/Power Metal, los brasileños Angra.

Un servidor, a finales de los noventa y recién reintegrado en el mundo del Heavy Metal de la mano de nuestras bandas fetiche (Stratovarius, Hammerfall, Gamma Ray, Rhapsody), llegaron a nuestros ansiosos oídos unos tales Angra, quienes practicaban un power metal sinfónico con visibles toques de metal progresivo y con elementos étnicos de su tierra natal Brasil. Una mezcolanza de sonidos y de estilos que ellos supieron llevar magistralmente a término, dejándonos tres obras maestras y definitorias del estilo: 'Angels Cry' (1.993), 'Holy Land'(1.996) y 'Fireworks' (1.998).

Una banda dotada de una técnica envidiable encabezada por el genial vocalista y tristemente desaparecido Andre Matos, al que se unían ese par de ases a la guitarra formado por Kiko LoureiroRafael Bittencourt.  

Un grupo con una calidad infinita, con un exquisito gusto compositivo y un nivel técnico insuperable. Y creedme, me quedo muy corto.

Recuerdo cuando me pillé un doble cd en el que venían sus dos primeras obras, 'Angels Cry' + 'Holy Land'. En esa época estaba enganchado al 'Symphony' de los transalpinos Rhapsody, y fue ahí cuando comprendí de dónde había sacado el bueno de Luca Turilli muchas de sus influencias. 

'Carolina IV' fue uno de los temas estrella del 'Holy Land', y creo que pudo ser su duración (+10 min) la que le impidió ser rescatada como single.

Esta mañana, en la clase de al lado de música, he oído al compañero pinchar para sus alumnos un tema de rock & Roll, creo que era de Chuck Berry. 'Carolina IV' debía ser, sin lugar a dudas, uno de esos temas elegidos para que los chavales comprendieran qué es la música rock y cómo la mezcla e integración de estilos ha sido clave en el desarrollo de la música en general.

Describir a 'Carolina IV' musicalmente se me hace muy complicado, es una especie de viaje, un sinfín de experiencias dentro de una misma canción. Una caja de sorpresas dispuestas a ser descubiertas. Un alarde de talento al servicio de la música y del Heavy Metal.

Un inicio de percusión brasileria nos introduce en un ritmo casi reggae, en la que la voz del genial Matos sobresale a las primeras de cambio. Uno de los mejores inicios de canción que he oído en mi vida. GENIALES!!! Cuando te crees que va a ser el típico tema folk, sobre el minuto dos, se pegan un cambio de ritmo espectacular y te trasladan a los sonidos hellowinianos pasados por el filtro Angra. Riffs que cortan, batería a todo trapo y otra vez Matos sentando cátedra sobre cómo se debe cantar power metal. Sobre el minuto 4 nos conceden algo de tregua, y nos regalan los mejores pasajes y momentos de la canción. Melodías dulces de piano, metal progresivo, un solo estratosférico de bajo, orquestaciones majestuosas y un solo de guitarra nivel TOP, son solo algunas de las sensaciones que se viven en este interludio sinfónico. De ahí al final, otra vez tralla power para finalmente cerrar con el mismo ritmo vacilón del principio. Un claro y rotundo 10/10.

Por favor, no os perdáis la revisión que hizo nuestro compañero Fox Mulder de su último disco Omni, porque Angra son demasiado grandes para pensar que se terminan con la salida de Andre Matos. Tenemos banda para rato, y con el genial Fabio Lione a las voces, todo es posible.

Sin más os dejo con esta maravilla que habla de las "hazañas" de un barco portugués llamado 'Carolina IV' en la conquista del nuevo mundo. 

De uno de los grupos de nuestro CabodelRock en en su versión de estudio + dos en directo, 'Carolina IV'!!!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*